Háblales a tus hijos como si fueran las personas más sabias, amables y mágicas que conozcas, porque al creer que lo son, en eso se convertirán

– Brooke Hampton