5 actividades para estimular a tu bebé SIN SALIR DE CASA!!!!

¿Por qué es importante estimular a nuestros bebés?
Es bueno dar estimulación sensorial para ayudarle a entender las diferentes texturas con los que se va encontrar y sea capaz de interpretarlos y tolerarlos. Estos estímulos transmiten información al cerebro y de esta manera descubre el mundo. Los niños menores de 2 años aprenden sobre ellos mismos y su mundo a través de actividades sensoriales y motrices.
PINTURA
Pero a veces nos resulta complicado llevarlos a esas costosas clases de estimulación temprana.
¡No te preocupes! aquí te damos 5 actividades para estimularlo sensorialmente sin salir de casa.

1. Juego con Diferentes Texturas
Pon frente a tu peque diferentes texturas como gel, pompones de colores, espuma de afeitar, semillas como lentejas etc. Deja que toque, juegue y experimente. Sólo mantente cerca supervisando que no las meta a su boca. El contacto con distintas texturas desarrolla sus habilidades sensoriales.

2. Bandeja de Legumbres
Esconde en una bandeja con legumbres algunos objetos que sean fáciles de encontrar y así el niño los saque metiendo la mano en el la bandeja y buscando el objeto.
3. Baño de
Esponjas
Las esponjas son una súper buena opción para desarrollar las habilidades de tu bebé. Colócalas en la tina durante el baño y deja que tu peque las apriete y exprima para ejercitar sus manos.

4. Maicena y Agua, la mezcla perfecta
La masa que se forma con esta combinación hará que tu bebé se divierta jugando a la vez que estimulas su motricidad fina.

5. Espejo y Crema para afeitar
Pon en un espejo o superficie lisa un poco de espuma de afeitar para que tu bebé juegue a hacer formas con su mano y dedos, con esta sencilla actividad estarás promoviendo el desarrollo de su motricidad.

¿Qué pasaría si en vez de castigar a los niños, les enseñáramos a meditar?

¿Qué sucedería si a los niños que se portan mal en los colegios,en vez de castigarles cargándolos de deberes o dejándolos apartados les animásemos a meditar? Ese es el planteamiento de Robert W. Coleman, profesor de un colegio de Baltimore. Y, según parece, está funcionando verdaderamente.

Meditación infantil

El centro educativo, que se encuentra en Baltimore, ha creado una “Sala Mindful”, donde acuden todos los niños, también aquellos que han tenido comportamientos disruptivos. Una vez allí, en vez de reprenderles, se les anima a respirar y meditar, a reencontrar la calma, tranquilizarse y reflexionar sobre lo ocurrido.

Por otra parte, el director del colegio afirma que desde que han puesto en marcha este proyecto, los estudiantes han mejorado mucho su comportamiento y ya no ha sido necesario recurrir a los castigos o a las suspensiones escolares.
Se ha comprobado que este tipo de meditación mejora la atención, por lo que es ideal para los niños con déficit de atención e hiperactividad. También reduce el estrés, fomenta la empatía y potencia el autocontrol emocional, por lo que se recomienda en los niños que sufren un trastorno oposicionista desafiante o que muestran conductas agresivas.

Esto se debe a que la meditación provoca cambios a nivel cerebral, sobre todo en las regiones vinculadas con la atención, el procesamiento de la información sensorial, el pensamiento y la toma de decisiones.

En un estudio realizado en la Universidad de Harvard se apreció que estas áreas de la corteza cerebral muestran un engrosamiento cuando se practica la meditación, el cual se suele alcanzar de manera natural solo con el paso de los años. Esto significa que algunas zonas del cerebro se desarrollan más rápido cuando se medita, por lo que es una herramienta muy poderosa para estimular la maduración cerebral en los niños.

 

Via Holistic Life Foundation

LA IMPORTANCIA DE ESCUCHAR A NUESTROS HIJOS

 

 

Estamos seguros de que también tú, no dudas en guiar a tus hijos para que aprendan de todo lo que les envuelve a través de tu propia experiencia. Ahora bien…¿te has detenido a pensar en todo lo que nuestros niños son capaces de enseñarnos a nosotros? Hay quien tiene la idea equivocada de que los adultos “ya lo saben todo”, y que la mente, el cerebro de un niño solo está preparado para recibir información, no para aportarla. Es un error. La magia, la plasticidad y ese pensamiento libre y lleno de posibilidades de un niño es algo que deberíamos atender cada día.

 

“La Luna” es un corto maravilloso que nos enseñará el valor de escuchar a nuestros hijos, y a entender que todo niño es capaz de abrirse camino por un mundo lleno de estrellas a su alcance.

PORQUE LA MEJOR FORMA DE APRENDER ES…ENSUCIÁNDOSE LAS MANOS…

  • Por qué todos los niños deberían jugar con materiales no estructurados

Siempre hemos pensado que los niños no necesitan excesivos juguetes y que a menudo disfrutan más con el envoltorio que con el propio material en sí. Pero hemos querido profundizar en esta afirmación tan sencilla, reflexionando sobre qué materiales, y que posibilidades de juego desarrollarán con cada cosa que nuestros peques se encuentren en su camino.

La realidad es que muchos de los juguetes que ha recibido el peque han acabado en el olvido a partir del segundo día. Algunos han tenido peor suerte y no suscitaron interés alguno ni al momento de recibirlo. Y unos pocos afortunados han dado para horas de juego una y otra vez.

¿Cuál es el secreto del éxito? Seguramente lo más importante es que ese juguete tenga alguna relación con su destinatario, tanto con sus intereses como con la etapa evolutiva en la que se encuentra. Vaya, que a un bebé gateador no le regalaríamos una bicicleta o a un niño de 10 años no le regalaríamos un correpasillos, ¿verdad?

Pero aparte de observar cuál es el interés del pequeño, es importante que al menos varios de los materiales que tenga el niño a su alcance sean “juguetes” no estructurados. Es decir, materiales que no tengan ningún fin concreto. Con ello nos referimos a bloques de madera, piedras, palos, cajas de cartón, etc. Como ves, no tienen ni porqué ser juguetes. En cambio, los juguetes estructurados son aquellos que tienen un fin concreto, en los que el propio material ya indica para que sirve (un puzzle, por ejemplo) o bien son juegos en los que hay instrucciones y normas claras (deportes de equipo, juegos de mesa, etc.).

¿Pero por qué es importante ofrecer materiales no estructurados? Pues porque cuando les damos juguetes a los niños con un diseño muy específico (herramientas de trabajo, tazas y platos de juguete, coches con luces y sonidos, etc.) realmente no está surgiendo el “juego simbólico” sino que es “literal o imitativo”: los niños usan esos materiales imitando lo que hacemos los adultos con ellos y usándolos literalmente para lo que sirven. Pero el juego realmente simbólico nace cuando los niños recrean algo distinto sobre un “material, juguete o artilugio”, es decir, cuando juegan a coches con piedras o esas mismas piedras se convierten en monedas, cuando a unas maderas les dan el valor de una plancha, o un teléfono…

6f836687d321d1319df9ab62a9415da5

Abasteciéndoles de todo tipo de juguetes, uno para cada cosa y función (les compramos la cafetera, les regalamos las tacitas, o todo tipo de coches, puentes, etc.) estamos dificultando que nazca un juego de creación y se quedan sólo en la imitación.

Por supuesto que no defendemos que los juguetes no son útiles, necesarios o divertidos. Porque no se trata de elegir entre “juguetes estructurados” y “juguetes no estructurados”. Sería como decir… ¿Le compras ropa interior o de calle? o ¿le ofreces a tu hijo fruta o verdura?  Pues seguramente todo es bueno y adecuado, ¿no? junto a los juguetes clásicos de toda la vida que todos tenemos en mente, es ideal poner a su alcance materiales no estructurados.

En realidad, esto no requiere mucho de nuestra parte… porque la cosa menos pensada sirve para jugar. Incluso… sin ningún material puede surgir el juego no estructurado, solo con la imaginación.

Por si necesitáis inspiración, os dejamos algunas ideas para que podáis ver como los materiales no estructurados pueden ser de muchos tipos y cualidades.

Elementos de la naturaleza

La naturaleza es un lugar perfecto de juego, en el que todo es no estructurado. Como no hay juguetes en ella, los niños se abastecen de ella para recrear cuanto necesitan imaginar.

Suelen jugar con:

  • palos
  • piedras
  • tronquitos de todo tipo
  • piñas
  • conchas

Materiales de reciclaje

En realidad, cualquier objeto sirve para jugar de forma imaginativa, incluso aquellos que para los adultos ya no tienen finalidad y van a la basura. Por ejemplo:

  • tapones de botellas de agua
  • rollos de papel de water
  • tapones de corcho
  • botellas de plástico
  • cartones

Materiales comprados

Por suerte, cada vez más marcas y fabricantes están elaborando materiales no estructurados, que tienen un diseño cuidado, con materias primas de calidad. Materiales que en sí no son nada, pero que a través de la imaginación del niño se convertirán en lo que él necesita.

También existen muchas marcas distintas que fabrican eco-bloques. Sirven para hacer torres, crear casitas, murallas, cualquier bloque de madera puede convertirse en un coche, una persona, etc.

BENEFICIOS DE LOS JUGUETES NO ESTRUCTURADOS

Este tipo de materiales tienen un montón de beneficios para el niño:

Estimulan el pensamiento creativo: este tipo de objetos no tienen una función clara así que es el niño quien debe darles una finalidad y crear las historias que quiera.

Se adaptan a la etapa evolutiva del niño: como este tipo de materiales no tienen una finalidad concreta y están poco elaborados van a acompañar al niño durante más años porque se adaptarán a su desarrollo y cambio de intereses.

Evita la sobreestimulación: no hay luces y no hay sonidos, por lo tanto, no hay estímulos externos sino que tienen que salir de dentro del niño. A veces pensamos que si un juguete no es bastante estimulante… el niño se va a aburrir. ¡¡¡Pues genial!!!! El aburrimiento es un escenario magnífico para que la imaginación salga a escena.

Cómo motivar a tu hijo para la vuelta al cole

 

mia post

 

Al igual que los adultos, los niños pueden sufrir un bajón anímico tras las vacaciones. Por eso es necesario motivarlos para la vuelta al cole.

Septiembre supone el reinicio de las rutinas escolares y muchos se enfrentarán con nuevos compañeros, nuevos profesores y nuevos retos ante los que deben prepararse con antelación.

Gracias a unos consejos muy sencillos podrás ayudar a tu hijo a vivir los preparativos y los primeros días de colegio sin miedo ni ansiedad.

Tu actitud y algunas pautas para animar al niño y reorganizar sus rutinas serán de mucha ayuda. Toma nota de estas 10 pautas para motivar a tu hijo en la vuelta al cole.

e7db9448e681a190dffbbbaf7c3abfc0

 

1. Tu actitud cuenta

Aunque estés sumido en la más profunda depresión postvacacional, no es aconsejable que lo exteriorices delante de tus hijos. No puedes pedirles positividad y buen ánimo ante la vuelta al colegio si tú estás hundido porque has vuelto a tu trabajo. Los niños aprenden por imitación. Si los padres se muestran confiados y alegres ante los retos de la nueva etapa, es mucho más probable que sus hijos encaren el curso con la misma actitud.

2. Ser paciente con sus altibajos

Cuando los niños están bajos de ánimo no se muestran abatidos, como los adultos, sino irritables y con poca energía. Es bueno observar si detrás de estos comportamientos puede haber problemas de ansiedad ante el nuevo curso escolar. Si es así, al niño le ayudará que le cuentes cómo superaste tú alguna situación similar o cómo te enfrentas ahora a circunstancias que te resultan, de entrada, poco atractivas. Hay que vigilar también que los nervios ante el inicio del curso no supongan un descontrol en el terreno alimenticio.

3. Hablar sin agobiar

Los padres deben estar cerca y accesibles para cuando el niño quiera hablar de sus sentimientos y experiencias en relación a la vuelta al cole, pero no se les debe agobiar ni atosigar con preguntas. Lo más probable es que, de primeras, no les apetezca contar muchas cosas, pero se irán abriendo a medida que se sientan más relajados.

 

4. Proporcionarles información previa

Al igual que nos sucedería a los adultos si cambiásemos de compañeros, de jefe, de oficina… los niños se sienten inquietos y ansiosos ante la llegada del nuevo curso y todo lo que ello implica. Para ayudarlos debemos proporcionarles previamente toda la información de que dispongamos acerca de su nueva etapa en el colegio, pero sin hacer en ningún caso juicios de valor negativos.

5. Recordar anécdotas divertidas

Unos días antes del inicio del curso es bueno recordar con el niño anécdotas pasadas o acontecimientos divertidos que haya vivido en el colegio. Si es posible, se puede quedar también con algún compañero o incluso darse un paseo por las instalaciones del colegio.

6. Preparar la habitación conjuntamente

Además de organizar el material escolar necesario, es muy positivo que unos días antes de empezar el curso el niño colabore en la preparación de su dormitorio: despejando la mesa de estudio, colocando los juguetes del verano en su lugar, ordenando su escritorio… Es una tarea que le servirá para ser consciente de que las clases tienen un comienzo inminente.

7. Nuevos propósitos

Para que el niño se sienta motivado hacia el nuevo curso es importante hablar con él de los retos que le gustaría conseguir este año: apuntarse a una nueva extra escolar, aprender a hacer una manualidad, terminar antes los deberes… Los padres deben apoyarlo en ese propósito y mostrar toda su confianza en que lo logrará.

8. Algo para estrenar

Conviene que el pequeño pueda estrenar algo material en cada curso: una mochila, un estuche, un juego de lápices o, incluso, un corte de pelo. Es un pequeño detalle que, sin embargo, le puede ayudar a acometer el curso con más ilusión.

9. Vuelta paulatina a lo cotidiano

Durante el verano, los ritmos de comida y sueño cambian en relación al periodo escolar. Pero el curso llega y el niño debe estar físicamente preparado para ello. Es muy importante que descanse lo suficiente y que se alimente bien. En este sentido, conviene ir reinstaurando las viejas rutinas escolares unas dos semanas antes de que empiece el colegio. Lo primero a modificar será la hora de irse a la cama, después la hora de despertarse y finalmente el horario de las comidas, para ir adaptándose poco a poco, y sin brusquedades, a las nuevas exigencias del periodo escolar. Le ayudará física y mentalmente.

10. La importancia del primer día

El niño se sentirá mucho más seguro si va acompañado de sus padres el primer día de clase. En la medida en que esto sea posible, él debe tener la tranquilidad de que ese día no va a ir solo al colegio y que sus padres estarán ahí para ayudarle con su inquietud y sus miedos. En esa primera jornada es fundamental que todo se haga con calma y sin prisas para no añadir más estrés al reencuentro escolar.

Página 2 de 3123