No dejemos dejemos nunca de emocionarnos

Cuando crecemos, solemos olvidar lo que nos generó por primera vez ver un arco iris dibujado en el cielo, oír ladrar a un perro, tocar la arena de la playa o salpicarnos por las gotas de lluvia.

¡Vuelve a sorprenderte!